Reconcilia - Mediación

Reconcilia - Mediación

1524229889-25191.png¿QUÉ TIPOS DE MEDIACIÓN Y DE MEDIADORES EXISTEN Y CÓMO FUNCIONA LA MEDIACIÓN?

Existen varios tipos de mediación (familiar, comercial, vecinal y comunitaria, en salud, escolar), y tres tipos de mediadores: 

  • mediadores familiares;
  • mediadores licitados (aquéllos registrados y contratados por el Ministerio de Justicia para realizar mediaciones previas y obligatorias); y
  • mediadores privados (aquéllos que no han participado en las licitaciones públicas del Ministerio de Justicia, pero que igualmente están registrados en éste y, por lo tanto, están habilitados legalmente para prestar servicios de mediación en las materias de mediación previa y obligatoria de manera particular (o en otras que no estén prohibidas por la ley).

El propósito de la mediación es tener un procedimiento más eficiente, menos formal y menos contencioso que un litigio. En efecto, a diferencia de la vía judicial o el arbitraje, en la mediación las partes conservan la responsabilidad y el control respecto al conflicto y no transfieren el poder de toma de decisiones al mediador, cuyo principal rol es el de actuar como facilitador de la comunicación entre las partes. 

Con todo, es importante que las partes vayan a la mediación con un espíritu de compromiso y un conocimiento básico de cómo funciona el proceso a fin de que su caso sea exitoso.

Recurrir a la mediación es muy sencillo, al igual que su funcionamiento. Para solicitarla, puede hacerlo una de las partes o bien de común acuerdo entre ellas, contactándose directamente con un mediador o bien con un centro de Mediación Privada. Ahora bien, en ciertos casos, determinados por la ley (pensiones de alimentos, cuidado personal de los hijos y relación directa y regular con los hijos, esto es, materias de mediación previa y obligatoria), son las partes las que necesariamente deben recurrir a un mediador, quien facilitará que logren un acuerdo que ponga término al conflicto sin necesidad de llegar a juicio o que, de frustrarse esta vía, les entregará un certificado de mediación frustrada con el que podrán demandar en tribunales. Los acuerdos alcanzados ante un mediador, si son aprobados por el juez, tienen el mismo valor jurídico que una sentencia, evitándose todo el tiempo y costo de un juicio.

Una vez que las partes han acordado iniciar un proceso de mediación (la mediación es siempre voluntaria: nadie está obligado a mantenerse en el procedimiento de mediación ni a llegar a un acuerdo), ésta se desarrollará resumidamente en las siguientes etapas:

  • El mediador citará a las partes a una primera sesión informativa, en la cual se les explicará en qué consiste la mediación, el procedimiento en general (tipos se sesiones, número aproximado y duración) y su costo. 
  • A continuación, se procede a leer un documento llamado “Acuerdo de Confidencialidad”, en el cual se plasma quiénes son las partes y su compromiso a seguir las reglas y normas básicas de la mediación, así como el deber de confidencialidad que adquiere el mediador durante todo el proceso, respecto de todo lo que se de a conocer en las sesiones por las partes.
  • El mediador convocará a la o las partes para cada sesión con antelación suficiente, dirigirá las sesiones (tanto privadas como conjuntas que sean necesarias) y facilitará que cada uno de los implicados exponga sus posiciones debidamente, respetando en todo momento los principios que rigen la mediación. 
  • El procedimiento puede finalizar con o sin acuerdo, o con acuerdos parciales sobre un aspecto de la controversia, facilitando de este modo su posterior resolución. El acta final, firmada por las partes y por el mediador, determinará la conclusión del procedimiento y reflejará los acuerdos y compromisos alcanzados por las partes.

 

1524230008-91294.jpg


Eres el Protagonista de tu Solucióncreado en Bluekea